Historia de una niña enganchada a la teta

//Historia de una niña enganchada a la teta

Historia de una niña enganchada a la teta

2018-02-22T11:04:36+02:00 septiembre 28th, 2016|Sin categorizar|

Hola chicas, hace tiempo que quería escribir sobre mi experiencia con la lactancia materna prolongada y se me ha ocurrido explicaros cómo lo llevamos ahora que estamos intentando hacer el «destete» de manera progresiva.

Como ya sabéis, nuestros inicios con la lactancia materna no fueron nada fáciles. Tal como os contaba en esta entrada, Illa estuvo ingresada al nacer así que tuve que extraerme la leche durante dos semanas hasta que pude darle el pecho directamente. Al principio se quedaba con hambre y le tuvimos que dar suplemento durante unas semanas pero después de eso todo fue «facilísimo».

Antes de que naciera Illa no tenía ningún miedo a la maternindad porque básicamente no sabía nada, y no sabía lo que me iba a encontrar así que simplemente esperaba, y pensaba que ya me adaptaría a lo que viniera. Y jolín si lo hice…! Pero la verdad es que tuve muchísima suerte de que Illa cogiera el pecho con tanta facilidad después de no poder mamar durante las primeras semanas al estar conectada al respirador. En la UCIN me dijeron que los bebés grandes como Illa (pesó 3.650g) tienen más facilidad para cogerse al pecho porque ya nacen con el instinto de succión, pero que los bebés más prematuros como los que acompañaron a Illa en la sala de neonatos lo tenían algo más difícil porque no tienen desarrollado este instinto. Aún así, gracias a las enfermeras del hospital que ayudan a las recientes mamás, la mayoría o muchas de ellas consiguen establecer la lactancia materna, conozco casos de verdaderos milagros que lo han conseguido!

Dicho esto os contaré cómo ha sido la lactancia con Illa después de esto. Después de salir del hospital y pasar una semanita pidiendo suplemento, un buen día Illa vomitó los biberones de 30ml que le dí después de cada toma, entonces me di cuenta de que ya no necesitaba más suplemento y dejamos de dárselo.

Illa se cogía muy bien al pecho y nunca me dolío más que los primeros días al estimularlo con el sacaleches que tenía los pezones sensibles y algo adoloridos, pero nunca me salieron grietas, sangre, etc. Si me saltaba alguna toma porque tenía que hacer algo, los pechos se me hinchaban y me dolían bastante pero por suerte tampoco tuve una mastitis.

Hasta aquí parece todo muy fácil y bonito ¿verdad? Pero ahora viene lo bueno. Todo esto parece idílico, y lo es después de lo ocurrido. Pero no sé si fue porque Illa estuvo ingresada o por qué, pero siempre ha sido un bebé de alta demanda no, de altísima demanda. Algunos pediatras dicen que hay que darles de comer cada 3 horas, pero sinceramente yo no estaba dispuesta a dejar llorar a mi bebé como lo hacía. Elegí darle el pecho a demanda y su demanda era comer cada hora y media. Como lo leéis. Illa comía durante unos 10 minutos cada hora y media y después ya no quería más. No se puede obligar a comer a un bebé y tampoco se le puede dejar llorar como lo hacía ella, al menos a mi se me partía el corazón. Demandaba muy a menudo pero también quería que la tuvieras en brazos todo el tiempo, con esto os lo digo todo. No podía salir a pasear porque tenía que tenerla encima todo el rato. Por esta razón el porteo me salvó la vida (leer post de mi experiencia con el porteo) y estoy segura de que si tengo otro hijo voy a practicarlo desde el día 1.  Escuchaba historias de bebés que comían cada 3 horas y dormían el resto, otros bebés comían cada 4 horas pero se pasaban 2 horas enganchados a la teta… Cada historia es un mundo y a cada una le toca lo que le toca.

Es cierto que los primeros días en casa sí que comía cada 3 horas pero cada día se iba acortando el tiempo entre tomas hasta que decidió comer cada hora y media así que nos pasamos los 6 primeros meses de lactancia materna eclusiva todo el día juntas, porque si mamaba tan a menudo no me podía separar de ella y tampoco me dejaba tiempo de sacarme leche para que se lo diera otro en biberón.

En nuestra historia de lactancia sí existieron los biberones. Nunca he estado en contra de los biberones si eso es lo que pensáis porque hubiera escogido la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, qué va. Cada noche, para irse a dormir, Xavi le daba el biberón y se quedaba frita. Empezamos haciéndolo con el suplemento los primeros días que lo necesitaba y después lo acabamos adaptando como una rutina, con leche materna o con leche artificial, según si me había podido extraer o no. Era un momento padre – hija que nos duró mucho tiempo y a mi me liberaba un ratito de esa dependencia tan bestial.

Todo esto cambió cuando empezamos con la alimentación complementaria… A los 6 meses empezamos ya a comer otros alimentos y no sé por qué Illa decidió que ya no quería comer más leche en biberón. Sinceramente, ojalá hubiera durado más el tema biberón, con lo fácil que era dárselo antes de ir a dormir! Seguía tomando pecho a menudo pero según íbamos introduciendo nuevos alimentos y más cantidad, las tomas de pecho se iban espaciando hasta que sólo lo tomaba en ocasiones contadas, para dormirse y  para calmarse. No sé exactamente en qué momento dejó de ser su alimento principal porque lo hicimos de manera progresiva sin darnos ni cuenta. Lo que también nos ayudó a reducir las tomas es que empezó a ir a la guardería y quedarse más horas, con lo cual no dependía tanto de ella. Y cuando digo que nos ayudó es porque realmente yo estaba esclavizada y creo que cuando tú estás mal no puede ser bueno ni para ti ni para tu bebé.

Este verano que hemos estado juntas las 24 horas del día la cosa ha ido un poco hacia atrás, me pedía teta a todas horas, llevábamos unos horarios de vacaciones locos y sinceramente tenía ganas de volver a la rutina para que se calmara un poco porque iba como loca.

captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-14-15-30

He pensado muchas veces en dejar la lactancia porque Illa lleva demasiado tiempo despertándose por la noche para tomar pecho y yo ya estoy tan agotada que no me aguanto. No es una cuestión de comodidad ni de capricho, es una cuestión de salud. Si una madre no duerme, no está bien, se pone de mal humor,  y al final eso lo pagan los hijos porque no estás al 100% ni tienes el ánimo para jugar, reír y tirarte por el suelo si hace falta. Lo he pensado varias veces pero lo que me echa para atrás es ese vínculo que hemos creado juntas, y cuando pienso en esos momentos se me quitan las ganas de dejarlo. Si la intento calmar en brazos cuando se despierta por la noche y me pide tetita pero no se la doy, se pone como una loca a llorar y gritar, y se me parte el alma. Yo lo siento pero no soy capaz de hacerlo así. Muchas me han dicho que la única manera de dejarlo es de golpe, llorará unos días pero después se acabó. Pero en nuestro caso, sinceramente, yo no puedo. Lo he intentado pero si no os lo creéis venid a mi casa una noche, los lloros de Illa son desoladores. Y si no estás convencida es imposible conseguirlo.

Por esta razón he decidido hacer el destete de forma progresiva, de la manera más indirecta posible, es decir, sin que se de cuenta de que lo está dejando. Nadie me ha dicho que se pueda hacer así pero yo confío en mi propio instinto y al menos estoy intentándolo. Creo que cada una debe decidir cuál es la forma más adecuada para ella.

Hoy en día Illa ya se pasa todo el día en la guardería y ya no pide tanta teta como antes porque no la necesita. Come de todo cuando tiene habre y la teta es sólo un instrumento para calmarla cuando está inquieta, cansada, nerviosa… Desde que empezó la guardería me he propuesto ir reduciendo las tomas de forma progresiva y de momento hemos conseguido que no pida pecho durante el día porque si ha comido bien, está tranquila etc, simplemente no lo necesita.

La noche es otro tema. Desde que nació la hemos acostumbrado a dormirse en brazos (sin darnos cuenta) y comiendo, con la teta o con el biberón. Cuando era bebé nos era lo más fácil pero hoy en día sigue así, no hay manera de que se duerma de otra forma, y se sigue despertando varias veces por la noche. Creo que la teta y el dormir van ligados de alguna forma. He leído que si duermes a un bebé en brazos o en la teta luego se despierta buscándote y no se vuelve a a calmar porque no te encuentra así que se desvela en cada pequeño despertar. Por eso hemos querido probar a dormirla sola, sin teta y sin brazos a ver qué pasaba. ¿Queréis saber cuál fue el resultado? Os contaré lo que pasó los primeros días.

Dia 1
El primer día fue tal como me lo imaginaba: horrible. Decidimos poner un colchón individual en el suelo para que fuese más cómodo sentarnos con ella y ayudarla a dormir, este verano durmió así en Menorca y la verdad es que era genial que pudiese moverse con total libertad.
Empezamos creando una rutina, después de haber cenado y jugado un poquito fuimos a nuestra habitación (es allí donde hemos puesto el colchón) encendimos una luz tenue y cerramos la puerta. Miramos un cuento, recogimos todos sus chupetes y todo eso Xavi y yo sentados en la cama, Illa iba subiendo y bajando, es que no se está quieta! Como no tenía mucha pinta de dormirse vimos algunos vídeos que le gustan de YouTube, a medida que se iba cansando se iba estirando un poco más pero empezaba a pedir teta bajándome la camiseta y yo la iba entreteniendo con otra cosas, pero se ponía nerviosa y cada vez lloraba más. La verdad es que cuando empezó a estar cansada se puso imposible, llorando y gritando como la niña del Exorcista, tirándose encima mío, retorciéndose… Os podéis imaginar, un drama. Además hacía mucho calor y no paraba de sudar. A todo esto yo la iba abrazando, besando y acariciando en todo momento. Estaba tan cansada que finalmente se durmió encima de la cama, y sollozó un buen rato.

Dia 2
El segundo día teníamos un cumpleaños y tenía miedo de acabar demasiado tarde. Pero lo bueno fue que al subirla al coche se quedó frita y al llegar a casa la dejamos en la cama dormidísima.

Día 3
El tercer día me temía que fuese como el primero pero por suerte no fue tan malo. Xavi no había llegado a casa y yo me llevé a Illa al cuarto porque «dijo» que quería ir a dormir. Seguí con la misma rutina, le puse un video de una canción tranquilita que le gusta en modo loop y se quedó bastante tranquila. De nuevo cuando empezó a cansarse pidió tetita pero cuando vio que no había tetita se estiró en la cama y al cabo de un rato de acariciarla se quedó dormida. Lloró un poco pero nada que ver con el primer día, entre una cosa y otra tardó más o menos una hora en dormirse. Casi nada.

Día 4
El día 4 fue de lo más guay desde que empezamos, tardó bastante en dormirse, más o menos una hora, pero fue muy tranquilo. Illa se estiró sola desde el principio, jugó con sus chupetes a ponerlos y quitarlos de la caja, y de fondo estuvimos escuchando una canción tranquila. Por suerte al cabo de un buen rato se durmió y sólo intentó pedir teta un par de veces, cuando vio que no había la verdad es que se lo tomó con filosofía y se estiró para dormirse. Fue todo un éxito la verdad y me quedé mucho más tranquila que los primeros días.

Ahora mismo llevamos unos 9 días más o menos y ha habido de todo. Algunos días ha llorado más y otros menos pero después de mucha paciencia al final siempre hemos conseguido que se duerma sola sin teta. Los días que ha estado enfermita han sido otro cantar pero no siempre pueden ser igual de buenos.

Lo que no os he contado es ¿qué pasa si se despierta a media noche? Pues yo de momento la intento calmar un poco pero siempre acaba pidiendo teta y yo se la doy. De momento, entonces, sólo toma pecho cuando se despierta por la noche y nada más, pero se duerme sin ella. Los días que no ha estado enferma se ha despertado «sólo» dos veces, que en esta casa es todo un récord. Aunque cuando ha estado con tos y mocos ya ha sido otro tema, pero eso pasa en todas las casas con teta o sin teta…

captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-14-16-14

De momento estoy contenta con el resultado que estamos teniendo, yo lo he ido aceptando poco a poco y Illa se está acostumbrando poco a poco también, sin dramas ni traumas. Yo he notado que se me ha reducido la leche en menos de una semana y no he notado dolores ni he hecho mastitis. Ojalá lo podamos lograr. El próximo paso es que Xavi la calme cuando se depierta por la noche pero tiene un horario difícil y me sabe mal que se despierte él por la noche… Poco a poco.

¿Alguna ha intentado hacer el destete progresivo y lo ha conseguido? Se aceptan consejos para conseguirlo!!!