Malditos virus

//Malditos virus

Malditos virus

2018-02-22T11:04:36+00:00 octubre 10th, 2016|Sin categorizar|

Hola mamis! Qué tal habéis pasado este primer mes de guardería? Nosotros empezamos el día 1 de septiembre y a los 4 días Illa ya faltó casi una semana a clase… cogió un virus nada más llegar al cole!

Illa empezó a ir a la guarde cuando tenía 9 meses, no era tan pequeña y yo necesitaba tiempo para trabajar así que decidimos que era el momento idóneo: ni demasiado pequeña ni demasiado grande. El primer año tuvimos suerte porque no se puso enferma tan a menudo como me imaginaba… Todas las mamis me lo decían y tenían razón: en la guardería se juntan todos los virus en una sola clase y todos los niños chupan los mismos juguetes así que es casi imposible no contagiarse los virus y resfriados unos a otros. Por eso digo que tuvimos suerte porque Illa no cogió nada demasiado grave, más allá de mocos, resfriados, faringits y algún virus de barriga.

El curso pasado lo pasamos relativamente bien en cuanto a salud, por eso pensaba que este año sería igual pero nada más comenzar Illa ya estaba con fiebres altas y un virus de garganta / barriga. Un poco de todo, vamos. Y esta semana ha vuelto a caer con el mismo virus, al que, además de las diarreas, vómitos y dolor de garganta, se la han sumado los colmillos que ya están asomando…

No sé vosotras, pero yo a la fiebre le tengo mucho respeto. No sé por qué pero es ver un termómetro a más de 38ºC y me cago de miedo. Cuando antes os decía que había tenido suerte es porque Illa no cogió una fiebre alta hasta los 11 meses.  Recuerdo que estábamos fuera por semana santa y había tenido febrícula (os lo conté en esta entrada), y de repente por la noche no paraba de despertarse, llorar y engancharse a la teta con mucha ánsia. Estaba hirviendo, todo su cuerpo era un horno y me empecé a preocupar. Cuando vimos que el termómetro marcaba  39,5ºC nos asustamos y nos fuimos directos al hospital. Illa nunca había tenido más que unas décimas y no sabíamos cómo actuar porque con el Apiretal no le bajaba la fiebre. Cuando nos atendieron, en seguida vieron que tenía otitis y por eso le había subido tanto la fiebre. Qué alivio detectar la causa! La verdad es que hasta que no lo descubres te entra un no sé que en el cuerpo que se pasa fatal. Ahora en cambio, si tiene fiebres altas intentamos averiguar de dónde puede venir y si no parece algo demasiado grave nos esperamos al día siguiente después de haberle dado un antitérmico y haber actuado cómo creemos que debemos hacerlo.

Recuerdo esa noche muy dramática, porque además de estar preocupados, nos pasamos la noche vigilándola, tomándole la temperatura cada dos por tres a ver si había bajado después de bañarla en agua tibia, después de darle el Apirteal, después de… Así que una vez pasado este mal trago, decidí comprarme el termómetro de infrarrojos Oblumi Tapp. Lo había decubierto a través de las redes sociales y ya os hablé de él en esta entrada. Pero hoy os quiero dar un super notición, porque

Oblumi Tapp estará disponible a través de nuestra shop a partir de ya mismo!!!

No venderemos el producto en sí pero podrás adquirir de forma gratuita un vale de descuento del 10% para utilizar en su tienda.

comprar-07

Durante estos 6 meses de uso lo hemos usado relativamente poco (por suerte) pero lo he llevado encima siempre que nos hemos ido fuera el fin de semana, y en casa siempre lo he tenido a mano para cualquier urgencia. Es cierto que al ser un dispositivo digital puede tener sus más y sus menos, pero a medida que lo vas usando le vas encontrando sus truquillos hasta que te acostumbras a usarlo con normalidad.  Estos son algunos de mis trucos y consejos a la hora de usarlo de manera correcta:

  • Instálalo previamente. Antes de tener que usarlo, asegúrate de que esté bien instalado, que tu dispositivo es compatible y de que funciona correctamente. Si te esperas a necesitarlo de verdad te podrás nervioso/a y no lograrás usarlo en ese momento.
  • Asegúrate de que está limpio. Al ser un termómetro de infrarojos, la suciedad puede interferir a la hora de tomar la temperatura, así que te recomiendo que lo limpies siempre que vayas a utilizarlo. La simple grasita de la piel puede crear una capa de suciedad que no permita tomar bien la temperatura así que, si lo limpias antes de su uso (y limpias también la piel si está sucia) con una toallita de alcohol te evitarás sustos innecesarios ¿Por qué? Pues porque cuando está sucio el termómetro se vuelve loco y marca temperaturas altísimas de más de 40ºC! En el packaging vienen algunas toallitas de alcohol pero te sugiero que compres un paquetito de toallitas de alcohol en la farmacia y los vayas reponiendo a medida que lo vayas usando, son muy cómodas.
  • No te fíes del primer resultado. Al ser un termómetro de infrarojos, su resultado puede variar un poco según tomes la temperatura en un punto u otro. Pero es tan fácil de utilizar que no te cuesta nada tomar la temperatura dos o tres veces para fiarte más del resultado final. Yo lo que hago es tomarla un par de veces y si veo que son temperaturas parecidas (por ejemplo 37.6 – 37.9) hago una media y me quedo con esa. Pero si una de las temperaturas dista mucho de la otra (37.2-40.5) algo pasa, entonces es el momento de repetir limpiando el dispositivo con una toallita de alcohol.

Como ya os comenté en su día, para mi lo más cómodo del Oblumi Tapp es que puedes tomar la temperatura a tu hijo incluso estando dormido. Es fácil, rápido y cuando eres madre lo que buscas son cosas que te faciliten la vida!

Si queréis comprarlo podéis hacerlo directamente en la web de Oblumi introduciendo el código de descuento LITTLEMISS con el cual obtendréis un 10% de descuento!

comprar-07