La operación pañal, mucho más fácil con el Handy Potty de Nikidom

//La operación pañal, mucho más fácil con el Handy Potty de Nikidom

La operación pañal, mucho más fácil con el Handy Potty de Nikidom

2019-06-02T22:26:53+02:00 agosto 8th, 2017|MATERNIDAD|

Este verano empezamos con un objetivo que cumplir antes de que llegue el bebé: sacarle el pañal a Illa.

Hace algunos meses Illa empezó a interesarse por el inodoro así que compramos un orinal para que empezara a practicar en casa. Le gusta imitar las cosas que hacemos los papis así que empezamos practicando a la vez, yo en el water de mayores y ella en el de peques. Empezamos un ritual antes del bañito para que se fuera familiarizando con el espacio y el hábito de hacer pipí. Al principio se sentaba y a los dos segundos se levantaba diciendo «ya está». Al cabo de unos días por fin hizo pis en el orinal y lo celebramos con gran efusividad. Lo seguimos probando y algunos días hacía pipí pero la mayoría no lo conseguía. Además un buen día dejó de hacerlo y decidió que prefería hacer pis en la bañera en lugar de hacerlo antes de entrar, qué le vamos a hacer.

Total, qué nos olvidamos un poco del tema y unos días más tarde volvía a interesarse de nuevo por el tema. Se sentaba en el orinal pero no hacía nada así que seguimos intentándolo e insistiendo, sin prisa pero sin pausa.

La verdad es que esto del pañal era algo que ni se me pasaba por la cabeza. No me había planteado cómo hacer la transición de pañal a lavabo así que empezamos haciéndolo poco a poco y de forma natural. Hemos ido viendo sus intereses e inquietudes. También fuimos viendo que ella misma se iba dando cuenta de que el pañal cada vez le gustaba menos. Cuando se hacía pis te lo decía y pedía que se lo cambiaras porque le molestaba. Incluso ella misma nos traía el pañal limpio y las toallitas para hacer el cambio. Cada vez le molestaba más y aunque hiciera un pipí pequeño quería cambiarse el pañal ella sola.

Nuestra idea era esperar a las vacaciones de agosto para sacarle el pañal definitivamente, pero viendo que se sentía tan incómoda con el pañal mojado y que a la que podía se lo quitaba, decidimos hacerlo un poco antes.

Al principio empezamos probando que fuera sin pañal los fines de semana y algunas tardes en casa pero no conseguimos que hiciera pis en el orinal más que una vez. Hizo caca en el orinal un par de veces pero se asustó al ver el resultado y creo que le ha cogió manía… Y no quiso usarlo más durante un tiempo así que esperamos hacer el cambio definitivo en nuestras vacaciones de junio en Menorca. Pensamos que al ser verano sería una buena época para los escapes, coincidiendo con los primeros signos que fue dando ella misma. Además pasaríamos más horas juntas así que sería más fácil poder estar encima de ella e ir practicando poco a poco el pipí en el orinal. Al llevar poca ropa y fácil de poner también sería una buena ayuda para esta transición.

De todos modos seguía teniendo muchas dudas y miedos para el día que decidiéramos quitarle el pañal definitivamente. Así que decidimos poner una fecha y empezar a por todas.
También teníamos que estar bien organizados para salir de casa, porque además de mudas de recambio y mucha paciencia, al estar fuera de casa sería difícil para todos, por eso cuando descubrí el Handy Potty, el orinal portátil de Nikidom me pareció un invento perfecto.

El Handy Potty es un orinal portátil que además se adapta a los inodoros de adultos de manera que tu hijo puede usar cualquier baño estés donde estés. Es una tapa de water en tamaño pequeñito que se coloca encima de la tapa del water de tamaño adulto, así que si estás en un restaurante o te has ido de viaje puedes llevártelo contigo porque ocupa muy poco y usarlo cuando sea necesario.
Otra de las características que tiene el Handy Potty es que si estás en plena calle y a tu hijo le pillan las ganas de hacer pipí o incluso caca, lleva unas bolsas que se adaptan al agujero y solamente levantando las patas simplemente lo tienes que colocar en el suelo y con la bolsa colocada se puede usar en cualquier parte.

Nos lo llevamos a Menorca porque sabíamos que pasaríamos gran parte del tiempo fuera de casa, y también nos llevamos un orinal normal para dejar en casa. La verdad es que fue más difíl de lo que nos imaginábamos… Se había interesado tanto al principio que pensábamos que lo pillaría a la primera pero nada más lejos de la realidad. No tuvimos en cuenta que Menorca era «terreno desconocido» así que después de las vacaciones nos dimos cuenta de que el cambio de rutinas y el estar fuera de casa no ayudaron.

Pisamos tierra menorquina y le quitamos el pañal, y desde ese momento decidimos usarlo sólo para la noche. No importaba que se lo hiciera encima, era cuestión de practicar y tener paciencia. Lo que no tuvimos en cuenta es que estábamos en un lugar extraño para ella, quizás habría sido mejor hacerlo en casa, un lugar conocido, pero no lo pensamos en ese momento…

Total que íbamos a todas partes con nuestro orinal portátil Handy Potty de Nikidom, cargado con bolsas de recambio y una bolsa con varias mudas y braguitas para ir cambiándola cuando se hiciera pipi o caca encima. Al principio se lo hacía encima y luego te avisaba, y te encontrabas un charco de pipi en el pasillo, encima de la cama o en el sofá. Después avisaba que tenía pipi justo cuando lo estaba haciendo, algunas veces avisaba y no llegábamos a tiempo al orinal y otras muchas queríamos que se sentara en el orinal cuando tenía pis y no quería. Total, que se pasó los 10 días de las vacaciones haciéndose pipi y caca encima, porque no quería ver el orinal ni en pintura. No sé si le daba miedo o simplemente no quería usarlo pero no había manera. Sólo se sentaba en él una vez se había hecho el pipi así que lo hacíamos de esta forma, cuando se lo había hecho luego se sentaba allí un ratito y ya está, para ir cogiendo confianza. También le decíamos que fuera probado de vez en cuando y ella se iba sentando a ratitos, eso sí, si tenía ganas de verdad no quería ni verlo! Las cacas tampoco las llevamos tan bien, las quería hacer todas de pie.

Al final de los 10 días de vacaciones la verdad es que acabamos bastante desanimados con el tema porque pensamos que no habíamos conseguido nada, no hizo más que un par de pipis a medias en el orinal. Pero en realidad sí que habíamos conseguido algo, se fue familiarizando con él y entendió para que servía.

Lo sorprendente del caso fue que al llegar de vacaciones volvió al cole y le contamos a la profe la experiencia. Después de 10 días sin pañal pensamos que sería contraproducente volver atrás así que también fue sin pañal al cole. Allí van todos al orinal de vez en cuando para ir probando y, sorpresa, el primer día de cole hizo prácticamente todos los pipis en el orinal! Alucinante. Desde entonces y hasta final de curso se le escapó algún que otro pipi pero al menos en el cole los iba haciendo todos en el orinal. En casa se le escapó alguno pero en estas siguientes semanas el progreso fue rapidísimo.

Yo imagino que el establecer una rutina y sentirse en un lugar seguro (en el cole y en casa) fue mucho más fácil para ella. Ahora cuando tiene pis lo dice y ella misma va corriendo a buscar el orinal, se baja las braguitas, se sienta y hace pis. Y te regala una gran sonrisa porque está satisfecha y porque hacer pipi en el orinal tiene premio! En casa, las primeras semanas le dábamos unas pegatinas de colores si lo hacía en el orinal y mi madre le daba un osito de goma si lo hacía estando en su casa (todavía  hoy le regala algún osito de vez en cuando).

Tenenos un orinal en casa, otro en casa de mis padres y el orinal portátil Handy Potty de Nikidom para cuando salimos a la calle. Ella se ha acostumbrado a hacerlo así y no lo hace ni agachada no en brazos ni nada, tenemos que llevarnos el orinal a todas partes! Y la verdad es que es súper práctico. Cada vez que tiene pis o caca avisa y si estamos en casa ella misma se va corriendo al lavabo, s ebaja las braguitas y se sienta en el orinal, incluso ella misma quiere vaciar el orinal en el water y tirar de la cadena! Con la caca pasa lo mismo, le costó un poco más que el pis pero finalmente lo hace súper bien ella solita en el orinal.

Todo el proceso de aprendizaje ha tenido sus altibajos y ha durado aproximadamente 1 mes desde que empezamos hasta que consiguió hacer pipi y caca en el orinal prácticamente todas las veces. Todavía no hemos conseguido que se siente en el water ni con el adaptador del Handy Potty ni sin él, sólo quiere hacerlo en el orinal y de vez en cuando lo hace de cuclillas si estamos en la calle y nos lo hemos olvidado, pero nada más.  También de vez en cuando se le ha escapado el pipi o la caca simplemente porque no hemos llegado a tiempo, porque estaba distraída o simplemente porque no le ha dado la gana, ella es así de guerrera! A día de hoy estamos súper contentos, todavía lleva pañal para dormir pero sigue haciendo bastante pis mientras duerme así que esto lo dejaremos para más adelante…

¿Vosotras habéis dado el paso también este verano? ¿Os ha sido fácil o un poco complicado como a nosotros?

Post patrocinado por Nikidom.