Un año de maternidad

//Un año de maternidad

Un año de maternidad

2018-02-22T11:04:37+00:00 abril 11th, 2016|Sin categorizar|

Hoy escribo este post a pocas horas de cumplirse el primer cumpleaños de Illa y tengo sentimientos encontrados. Por un lado tengo una inmensa alegría de haber pasando un año maravilloso con la niña más bonita y simpática del mundo entero, mi hija Illa. Pero por el otro no puedo evitar recordar esos días que pasamos hace justo un año, porque el inicio fue muy duro, empezamos mal y tuvimos mucho miedo, no estuvimos tranquilos hasta que por fin nos pudimos ir a casa.

Para las que seáis nuevas en este blog, os contaré brevemente lo que pasó. En el nacimiento de Illa tuvimos algunas complicaciones, pues Illa se había hecho caca dentro de la barriga y respiró meconio en el momento de nacer lo cual le provocó hipertensión pulmonar, algo muy grave que por suerte pudieron curarle en el Hospital Sant Joan de Déu al que estaré eternamente agradecida, sobretodo al personal que se encargó de nuestra pequeña. Si queréis leer nuestra historia podéis hacerlo en este post que escribí a los 6 meses, allí lo cuento todo.

Esa fue una aventura que no le deseo a nadie pero la aventura de este primer año es otra. Nuestra historia es una historia repleta de amor, de besos y abrazos pero también de lloros y desesperación. Ser madre no es tan bonito como lo pintan. Los primeros meses es agotador, aunque parece que un bebé tan pequeño no haga nada, depende de ti al 100% con lo cual significa que desde el momento en que te conviertes en madre dejas de ser una persona (y lo digo en modo risa para no echarme a llorar). Porque cuando eres madre ya no te preocupas más de ti sino que pasas a pensar única y exclusivamente en tu bebé que tanto te necesita.

Imagino que cada una vive la maternidad de una forma distinta pero yo os contaré mi experiencia. Illa ha sido siempre muy demandante, ha necesitado brazos en todo momento y yo se los he dado encantada. Odio eso de que «no lo cojas en brazos que lo malcrías»… mentira, y además me pregunto, ¿por qué no querría coger a mi bebé que llora desconsoladamente? Me ha cansado tener que estar con ella el 100% del tiempo pero también me ha gustado que sólo se calmara en mis brazos o que llorara cuando alguien que no era su madre la cogía en brazos, para qué voy a negarlo. También me ha dado un poco de rabia que de más mayor quisiera ir con su abuela o con algun amigo antes que conmigo, pero también me hace feliz ver cómo crece y aprende cada día, y como se relaciona con las demás personas.

No quiero enrollarme porque os he venido a hablar de otra cosa pero he de decir que el primer año de maternidad es muy difícil y los días son eternos pero al final del año te das cuenta de que ha pasado volando. Tal como me comentó una vez una amiga que había leído a @tigriteando «los días pasan lentos, los años pasan rápido»… Pues sí, tiene toda la razón. Al principio todo se te hace un mundo y poco a poco vas relativizando las cosas. Espero que dentro de unos años haya conseguido relajarme 5 minutos porque de momento no he podido… Cuando Illa está en el cole o con mi madre, yo estoy corriendo, trabajando, cosiendo, haciendo reuniones, comprando material o recogiendo la cocina. Ser madre significa estar siempre ocupada. En serio, nunca más tendrás ni 1 minuto libre para dejar la mente en blanco porque esa mente estará pensando en las tareas que tienes pendientes!

Como os iba diciendo, ser madre es maravilloso! Yo tengo la suerte de tener una niña preciosa, divertida, alegre y risueña que me alegra todos los días con sus mil y una caras, con sus ruiditos y con todas las cosas nuevas que aprende cada día. Por esta razón quise que este primer cumpleaños fuera inolvidable. He preparado mil y una cosas para su cumpleaños y la primera de ellas fue idea de la fotógrafa Paula Pellicer Fotografía.

Paula Pellicer Fotografía es una fotógrafa especializada en newborn, embarazadas y familias, y hace dos meses me contactó para animarme con una sesión familiar. Yo le conté a Paula que Illa estaba a punto de cumplir su primer cumpleaños, y qué mejor que hacer una sesión de fotos especial para el recuerdo. Hicimos las fotos en la casa / estudio de Paula que está en la montaña entre Sant Cugat del Vallès y Molins de Rei. El lugar es maravilloso puesto que su casa está en medio del bosque y puedes hacer fotos tanto en exterior como en estudio de manera cómoda tanto para ti como para el bebé.

Nuestra idea inicial era hacer una sesión especial en estudio pero también aprovechamos para hacer una fotos bonitas madre-hija (y abuela) en el bosque. La lástima fue que ese día Illa estaba malita, tenía un poco de fiebre y no estaba en su mejor momento, estaba bastante pachucha y sólo quería brazos, así que no conseguimos demasiadas sonrisas. Para las fotos en el bosque elegí un conjunto informal madre-hija para ir conjuntadas las dos, nos pusimos nuestra sudadera de Lucía Be con la palabra «bonica» escrita en ella que me encanta y me pareció muy adecuada para la ocasión.

Sin duda son unas fotos preciosas y un recuerdo para siempre! Pero esto no es todo… Porque la sesión principal por la que quedamos en el estudio de Paula Pellicer Fotografía fue otra, que os contaré en otra ocaisón… De momento os dejo estas fotos para que las disfrutéis!

Paula Pellicer-01

Paula Pellicer-4

Paula Pellicer-5

Paula Pellicer-6

Paula Pellicer-10

Paula Pellicer-13

Paula Pellicer-15

Paula Pellicer-19

Paula Pellicer-20

Paula Pellicer-21

Paula Pellicer-24

Paula Pellicer-36

Paula Pellicer-34

Paula Pellicer-27

Paula Pellicer-38

Paula Pellicer-40

Paula Pellicer-41

Ser madre es una experiencia única, no diré fácil, que toda mujer debería poder vivirlo al menos una vez en su vida. Yo había soñado en ese momento toda mi vida y, aunque no fue fácil, al final lo coneseguí. Ha merecido la pena! Por este primer año y por todos los que nos quedan por llegar… ¡Felicidades!